NUESTRA PRINCIPAL FUNCION TU PROTECCION

0

Más del 60% de los usuarios han recibido un ciberataque sin ni siquiera saberlo.

La Asociación Andaluza De Delitos Informáticos (ASANDELI) se creó para dar una respuesta integral a las víctimas de delitos informáticos como el ciberacoso en redes sociales.

La mayoría de estas víctimas no saben cómo reaccionar ni tomar las medidas y contramedidas necesarias para que las comunicaciones en sus redes sociales, teléfonos, tabletas u ordenadores, no sean intervenidos sin su consentimiento.

Contamos con un grupo de profesionales compuesto por peritos informáticos, ingenieros, abogados, psicólogos y criminalistas, los cuales están a disposición de la víctima, para cualquier asesoramiento, consulta o servicio requerido.


Todas aquellas personas que están sufriendo ciberataques se sienten desprotegidos ante una sociedad cuya legislación y normativa es escasa en materia de delitos informáticos, donde existe un vacío en cuanto a la desinformación que a día de hoy sufrimos todos en esta materia.

Uno de nuestros objetivos es ofrecer información a las víctimas sobre las medidas tanto técnicas como jurídicas necesarias para combatir este tipo de delito.

Nuestra asociación va dirigida a todas aquellas personas sin discriminación de raza, religión o condición social


ASANDELI FRENTE A LA VIOLENCIA DE GÉNERO DIGITAL

En Violencia de Género podemos definir el término Violencia de Género Digital como toda aquella agresión psicológica que realiza una persona través de las nuevas tecnologías como el correo electrónico, sistemas de mensajería como WhatsApp o redes sociales, contra su pareja o ex pareja de forma sostenida y repetida en el tiempo, con la única finalidad de discriminación, dominación y intromisión sin consentimiento a la privacidad de la víctima.

Es imprescindible disponer de la información y ayuda necesaria para detectar cualquier caso de ciberacoso en internet, redes sociales y dispositivos tecnológicos, puesto que la vulneración de nuestros derechos básicos constitucionales y el derecho a la intimidad en las telecomunicaciones es materia tipificada y penada por nuestro actual código penal.